Connect with us

Nacionales

México prohibirá la siembra de maíz transgénico y el uso del glifosato, una sustancia potencialmente cancerígena

Published

on

2011 es un año que siempre recordaré y quiero decirte por qué.
 
Me llamo Jaime, soy de Monterrey, y soy voluntario de Greenpeace México desde 2011. Diez años después, puedo decir que soy parte de un triunfo que tiene cientos de nombres:
 
México prohibirá la siembra de maíz transgénico y el uso del glifosato, una sustancia potencialmente cancerígena que se usa para cultivar lo que comemos.
 
Para mí, todo empezó con la primera campaña en la que participé, que entonces se llamó “¿Y tú, sabes lo que comes?” Resulta que yo no tenía ni idea de lo que comía. En ella aprendí muchísimo sobre cómo los transgénicos afectan nuestra salud y la del planeta, aumentando el uso de plaguicidas en los campos, destruyendo el equilibrio de los ecosistemas e incluso, perjudicando a quienes cosechan nuestros alimentos.
 
Cuando comprendí lo que había detrás de esta iniciativa de Greenpeace, no dude en unirme a ella. No fui el primero, ni el último. Fue necesario el esfuerzo de miles para lograr este triunfo: activistas, voluntarias, científicas, investigadores, firmantes de la petición y personas que generosamente donaron para que la campaña pudiera ser posible. Somos muy pocos haciendo mucho, con tu apoyo, podemos continuar la protección del medio ambiente. Haz una donación mensual aquí.
El momento que me dejó marcado fue sin duda documentar el trabajo de las comunidades campesinas del municipio de Galeana, en Nuevo León. En 2012, viajé hasta allá, los escuché, me contaron de viva voz de los peligros que representan estas siembras de semillas transgénicas para su entorno, y su forma de vida.
 
Lo que me dijeron, me dio una perspectiva más amplia. Si te soy sincero, me conmovió. Esta lucha representa defender nuestra forma de alimentación milenaria y única en el mundo y asegurar un futuro más empático con el planeta.
 
Aunque ahora celebramos, aún queda mucho por hacer. Greenpeace existe gracias a las personas que deciden salir de su zona de confort y convertirse en agentes de cambio. Tú puedes hacerlo hoy mismo y sin salir de casa, haciendo una donación mensual que nos permita existir, trabajar y crear el futuro que quieres dejar a tu familia.

Lo más popular